Desde el año 2009 se celebra el Día Mundial del Niño Prematuro con el objetivo de prevenir, pero también de ayudar a los niños y a sus familias para que puedan superar con éxito esta circunstancia. Además es la principal causa de mortalidad neonatal y la segunda causa de mortalidad infantil en el mundo.
18 Noviembre, 2020

Diresa Loreto celebra el día mundial del niño prematuro

5

Un bebé prematuro es aquel que nace antes de completar 37 semanas de gestación, en los últimos años ha crecido de forma notable el número de bebés prematuros. Actualmente entre el 8 y el 10% de los niños nacen antes de término.


Desde el año 2009 se celebra el Día Mundial del Niño Prematuro con el objetivo de prevenir, pero también de ayudar a los niños y a sus familias para que puedan superar con éxito esta circunstancia. Además es la principal causa de mortalidad neonatal y la segunda causa de mortalidad infantil en el mundo.

La Dirección Regional de Salud Loreto, a través de los establecimientos de salud, realizaron diversas actividades para poner de manifiesto el alto riesgo de mortalidad que tiene el traer bebes prematuros al mundo. En la ciudad de Iquitos La IPRESS Bellavista, Moronacocha, 09 de Octubre, América y el Hospital Apoyo Iquitos, celebraron este día informando sobre diferentes técnicas que pueden ayudar a un bebé prematuro a superar las desventajas de su nacimiento adelantado, como por ejemplo el de madre canguro, que incentiva a que se mantenga el contacto de piel con piel entre la madre y el bebé.


Asimismo en la mayoría de los casos, las razones por las que un niño nace antes de tiempo se deben principalmente al estilo de vida de la madre durante la gestación, aunque en caso de personas de bajos recursos económicos puede que el problema este presente desde mucho antes, porque la desnutrición, la anemia y cualquier mal estado del cuerpo de la mujer, puede propiciar un parto prematuro.


Desde el año 2015 se ha establecido que los nacimientos prematuros son la principal causa de muerte infantil del mundo y, en muchos casos, aquellos bebés que logran sobrevivir pueden desarrollar patologías como retraso cognitivo, pérdida de visión o audición y hasta parálisis.